Breaking News

Sé Inteligente

Haz que dependan de ti. Al ídolo no lo hace quien lo dora, sino quien lo adora: el hombre sagaz quiere tener más personas necesitadas de él que gente que le agradezcan. Tu esperanza de mantenerte en el poder se reducirá si te confías sólo en el agradecimiento de la gente. Pues con la misma intensidad con que tú deseas el trono, olvidan ellos el bien que les hiciste. Más sacarás del que te necesita que de quien te agradece. Aquel que ha satisfecho su sed, le da la espalda a la fuente, como la naranja exprimida es tirada del oro al lodo. Quien deja de depender, deja de corresponder, y con ello la estimación. Sea para ti una importante lección de experiencia, entretener a los demás, conservando en ellos siempre la necesidad de ti. Hazlo así también con tus superiores. Y no olvides esto: tus superiores no deben saber nunca las veces en que te has quedado callado para dejarlos que yerren y vean que necesitan de tu consejo. Pero cuida esta norma moral: nunca hagas o dejes que les ocurra un daño incurable a los demás, sólo por provocar el que te necesiten, para beneficio tuyo.